Avituallamientos

Los avituallamientos organizados están situados en áreas recreativas, plazas,…. etc.

A diferencia de otras ediciones, este año los avituallamientos serán idénticos y en el mismo momento para las dos distancias, y están distribuidos a lo largo del recorrido, de la siguiente manera:

RUTA CORTA (45 kms) – RUTA LARGA (75 kms)

-Km. 17 (Corta) – Km.37 (Larga): Plaza de San Pedro (Galdames). Avituallamiento sólido y líquido.

-Km. 40 (Corta) – Km. 70 (Larga): Bodegas Virgen de Lorea, Otxaran, en Zalla. Degustación de Txakoli.

*En el avituallamiento de la Plaza de San Pedro,  se tiene que salir como muy tarde a las 11:30 horas para poder cumplir con el horario previsto, poder ducharnos y comer en la hora prevista.

Cuenta Ander Izagirre en su libro “Plomo en los bolsillos”, como Vicente Blanco “El Cojo” (Deusto, 1884), de origen bilbaíno y uno de los pioneros estatales en acudir al Tour de Francia, allá a mediados de los años 20, era agasajado por sus paisanos vizcaínos tras su periplo en tierras francesas. Así relata:

“Así que cuando Vicente Blanco regresó derrengado y famélico del Tour, los directivos de la Federación Atlética Vizcaína y del Club Deportivo de Bilbao sabían cuál era el mejor homenaje para su héroe ciclista: un banquete. El cronista Julián del Valle ralata una comida que se organizó en Balmaseda: abrieron boca con una paella a la vizcaína – Vicente se sirvió “dos platazos con abundantes tropezones” -, siguieron con merluza en salsa verde -”se zampó cuatro tajadas y rebañó la salsa”-, mermejuelas con picante y un chuletón de buey de medio kilo con pimientos.

El ciclista royó el hueso del chuletón hasta dejarlo mondo y preguntó si podrían comer otro más. Los comensales se rieron: “¡Cuidado, Bixente, no te vaya a hacer daño!”. Pero El Cojo atacó la segunda chuleta y no levantó la vista del plato: “¡Si estoy empezando!”. A los postres, cuando sacaron la fruta, la rechazó: “La fruta, pa los monos”. Satisfecho, se puso a liar un pitillo antes de tomar el café. De pronto, los camareros aparecieron con unas fuentes de loza rebosantes y a Vicente se le petrificó el gesto: quedó con la mandíbula descolgada y se le cayó el pitillo. Luego, con una mueca de dolor, se palpó el estómago hinchado y balbuceó entre sollozos: “No hay derecho a esto, hombre… ¡Haber avisao que teníamos arroz con leche!”. 

Pues parte de este menú será el que se encuentren los participantes en La Retrobike Enkarterri:

Agua, vino, membrillo, pan, txorizo, salchichón, pastel, manzanas, plátanos,… alimentos tradicionales, en muchos casos de fabricación en Enkarterri y lejanos a los complementos vitamínicos actuales. Incluso alguno de los platos que pudo degustar El Cojo a su paso por Balmaseda, será ofrecido a los cicloturistas de La Retrobike Enkarterri.

Publicado en rbike.